Búsqueda

25 feb. 2017

Reseña: Suicide Silence - Suicide Silence (LP)


Después de un par de sencillos que a poco más de nadie le parecieron buenos, y que si decías que sí estaban chidotes, era porque te sentías 'único y diferente', llegó lo nuevo de Suicide Silence, con un título homónimo, 9 tracks en la lista y una amplia variedad de sonidos que muy poco tienen que ver con Suicide Silence. Este álbum se encuentra como un trabajo desicivo para la banda, al continuar/borrar o tratar de corregir el camino que trazó un álbum que rozó la mediocridad ('You Can't Stop Me'), dada la gran importancia con la que debió haber sido galardonado, ya que un vocalista reconocido, vendría a ocupar el lugar de un icono del género. 


La primer sorpresa nos la dieron con 'Doris', ya hace ratote que se vio por ahí una versión en vivo, y aunque tuvo bastante impacto el hecho de que traía voces limpias, el verdadero chingazo nos lo dieron con su versión de estudio, presentando una canción que carecía de guturales e incluía un coro de voces limpias que a nadie le hacían daño, sin embargo, la banda optó por pisar los extremos y aplicar una técnica vocal que resultó en tragedia. El segundo avance vino a cargo de 'Silence', una canción de buenísimos riffs, que me hicieron sentir que el Suicide Silence de hace 5 años aún seguía vivo. De aquíi en más, sólo fue cuestión de tiempo para poder escuchar los demás temas, retomando el hilo con 'Listen', una canción de buenos coros, pero con una estructura muy floja que te hace abandonarlo antes de que las cosas se pongan aún más feas. 

Mucho se ha hablado de la clarísima influencia de Deftnoes y Korn en este nuevo trabajo, y 'Dying In A Dead Room' deja más que claro que Eddie Hermida tiene delirios de Chino Moreno, aunque lamentablemente no el mismo rango vocal, pero por otro lado es una pieza con la que acaparan atención nuevamente. Desgraciadamente volvemos a caer en el hoyo de la mediocridad con 'Hold Me Up, Hold Me Down', en una canción Deathcorezca que parece de novatos, no está de más resaltar que si se tratara de una banda nueva, tan sólo con escuchar este tema, habría cambiado de disco. 'Run' continúa por el mismo camino, pero en una onda mucho más Nü-Metalosa, que ni siquiera es digna de entrar en esa etiqueta. Con 'The Zero' parece que las cosas van mejorando, y finalmente con 'Conformity' la cosa se vuelve a poner buena, de un modo melancólico, pero efectivo.

La instrumentación de Suicide Silence nunca fue algo así como de 'Verga, qué pinche bueno (o virtuoso) está este pedo!', y aún así se sentía bueno, sólido y en ocasiones hasta devastador, sirviendo de plato fuerte el profundo rango vocal de Mitch (¿por qué verga te fuiste?) Lucker, en este homónimo tenemos esa misma alineación que nunca fue de lo más amplia, pero ahora con un vocalista al que le importó un pito todo lo logrado y estructurado, para experimentar como si se tratara de su segundo o tercer disco. Algo bastante gracioso porque viéndolo desde un punto de vista lucrativo, le convino mucho más a Eddie pasarse a SS, para así poder tener una carrera más próspera (como vocalista), pero con los ajustes que le hicieron a su sonido, dudo mucho que haya sido una buena idea. 

Algo feo, que a lo mejor nadie notó, fue que parecía que después de 'Sacred Words' en el 2015, parecía que la banda había encontrado identidad con su nuevo vocalista y que se avecinaba algo bastante bueno, o de menos, mucho mejor que lo plasmado en 'You Can't Stop Me', un planteamiento completamente erróneo. 

Crítica: No siento que la inserción de cleans en este álbum sea algo malo ni mucho menos catastrófico, pues el buen Mitch pasó a dejarnos un par de canciones con cleans e incluso hay por ahí algunas colaboraciones en las que los invitados utilizan voces limpias. Algo que sí me gustó, fue que las canciones tienen algo en común, aunque lastimosamente, se siente como que la banda no logró aterrizar de lleno este nuevo estilo, pues hay canciones muy distintas una de la otra y que van de acá a allá con estilos huecos o demasiado saturados entre cada canción. 

Desde luego que se aprecia el intento por darle un giro a su sonido, aunque desde donde lo veo, fue un esfuerzo bastante desesperado, es como si en una relación, tu novia pasara de teñirse el cabello a ponerse unas tetas tamaño Sabrina Sabrok, o sea, algo completamente innecesario. Tampoco podemos venir y decir 'Está interesante este pedo' porque ciertamente no están haciendo algo interesante, están haciendo un sonido distinto a lo que han venido haciendo, algo confuso, retorcido, un tanto oscuro y quizás un par de cosas más, pero para nada algo interesante, y dado el calibre de la banda, uno podría decir 'Wey, algo se me está pasando, no le encuentro el chiste', pero la verdad es que no hay nada bajo el velo, no están aportando una mierda, no es algo distinto ni medianamente igual de bueno que lo que actualmente, nos proponen bandas jóvenes en sus debuts. Soy partidario de evolucionar y cambiar de estilo, pero no de pasarse de pendejo.

Lo que Suicide Silence intentó hacer en este álbum, ya lo hicieron en 'Witness The Addiction' (o sea, Kornearse), hace 5 años, no necesitábamos más, de igual forma, lo que muchas personas no han podido entender, es que cuando uno gusta de Suicide Silence, es porque a uno le gusta lo que ha venido haciendo Suicide Silence, si yo quisera escuchar Korn o Deftones, voy y escucho cualquiera de los 50 álbumes de estas dos bandas, pero no, yo, y creo que más de 3/4 de su fanbase, queríamos escuchar a Suicide Silence, quizás con una propuesta renovada, pero no tributeando a bandas de tal renombre y quieriendo valerse de sus infalibles fórmulas. Hay que saber delimitar y respetar esa delgada línea que se sitúa entre la influencia de una banda y el querer hacer lo mismo que tus influencias. Eso en cuanto a las 'influencias' por otro lado hay apenas un par de canciones buenas, otras pasables y el resto son malas como para no volverlas a escuchar en la vida. 

Siempre había pensado que Suicide Silence era una banda sobrevalorada y que había muchas bandas mejores que ellos, pero al menos sabía que era una buena banda, con varios hitazos y un frontman fenomenal, no tanto para ser iconos del género, pero sí para que fuese la banda preferida de muchos, en cambio, el SS de ahora me parece malo, incluso mucho peor que nunca.


Suenan a:
Suicide Silence queriendo hacer un cover de Deftones.


Valoración: 2.4/5

Publicar un comentario en la entrada